Respirar respirar

hugoposterizado

Luego de leer un poema de Wallace
y sentir aquel poema escrito hace los años para la circunstancia de un migo
“Cuantas gladiolas caben en este vaso?”
escribí
y luego esa canción de cuna a una muchacha ciega
puedo tratar de responderle al amigo cristiano
con aquello del semblante de enero y la peca en el hielo
pero estoy fatigado
la fiesta decembrina es un blue que se topa en el cruce de esas dos carreteras donde el diablo hace el trato con el hombre
Refiero que desde el amanecer hago los pasteles para mi familia,
coloco en la hornilla la figura del agua y
dejo que las hojas vayan envolviendo su condumio para que el hogar
siempre el hogar se mantenga firme
con esa fornida habitación del maiz encerrando la carne de labor y la mesa de navidad y nuevo año
me sigan dando esa inocencia de a cucharada y fieles alimentos asistir a la ofrenda
casa y mis hijos
y usted está enferma
y no tengo voluntad de escribirle
le escribiré mañana
soñaré con la brisa que hace temblar la frágil ternura del berro en las acequias
Ya hoy es mañana
He conciliado haberes con descansos
Y dormido hasta el alba
Hoy es alba
Su estancia en su huesped de seda tendrá los pequeños fuegos
Ello sirve de apero y vía al paisaje que anotan sus ojos amarillos al estadio del arbol tan del rio que zumba hacia su imagen en rescoldo de las purísimas hojas que usted en desafío toma y olorosas huele
Del polen lo minúsculo del aire
Sus ventanas acarician la hermosa paz del campo
Todo es campo
Todo el invierno puede sobre su piel en la figura de la estatua silvestre en vez de paraiso
Y la sonaja de las piedras azules choca una vez y pardas se reparten la huella de la hogaza que expele desde el hogar la palidez blanca y gerente de la harina en el fuego con su corcel de levaduras
cortas yerbas de tierra acederas de fuego
Turnos de los aromas de las albahacas y las pomas de las polvorosas en cristal de sus dientes
Y usted por detenida del cansancio para ser habitada de toda la comarca un pez frio y profundo hiende en su carne pura la fuerza del paisaje.

Hugo Figueroa Brett
29 de Diciembre de 2014-
para Mireya y su dolida enfermedad del aire. En mis verdades. Hugo

Anuncios
Etiquetado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: